Banner escolaj
Logo Colegio Nacional Letrados de la Administración de Justicia

Estamos a su disposición en la Sede Central del Colegio a través de las siguientes vías:

Contacto

Si eres Colegiado y no conoces tus claves de acceso a la Zona de Colegiados de nuestra web, puedes solicitar tu acceso aquí.

Atendemos de Lunes a Viernes

Llamanos al (+34) 91 3086709

Es necesario la creación de una entidad con personalidad jurídica y presupuesto propio para la implantación de soluciones tecnológicas en el sistema judicial

El pasado 24 de marzo ESCOLAJ, la escuela de formación del Colegio Nacional de Letrados de la Administración de Justicia, organizó un nuevo webinar con el título «La transformación tecnológica de la Justicia» de la mano de Joaquín Delgado, Magistrado en la Audiencia Nacional, y uno de los grandes expertos contrastados y reconocidos en el proceso digital y la transformación tecnológica de la Justicia y que dio para muchos titulares, reflexiones y conclusiones.

Delgado se mostró contundente. Actualmente queda mucho camino por recorrer, pero «no basta con aplicar tecnología, sino que debe ir de la mano de un marco de gobernanza adecuado, la regulación en leyes procesales, las reformas de la organización judicial, la gestión del cambio y, esencial, el replanteamiento de la relación con el ciudadano».

El ponente insistió en la necesidad de profundizar en conceptos como la efectividad y la co-gobernanza real. Para Delgado es necesario la creación de una entidad con personalidad jurídica y presupuestos propios que se encargara de la implantación de soluciones tecnológicas en el sistema judicial y que «coadyuve a la actuación de las Administraciones prestacionales permitiendo utilizar con agilidad los fondos Covid de la Unión Europea». Además, comentó la necesidad de regular en las leyes procesales la aplicación de las diferentes soluciones tecnológicas en el proceso.

Grosso modo, Delgado  dividió en cinco fases la aplicación de la tecnología en la Justicia española: la ofimática, el sistema de gestión procesal, el interoperatividad de los sistemas, el expediente judicial y las tecnologías emergentes como la inteligencia artificial, recalcando que, en todas coinciden una serie de claves, ya enunciadas por la OCD, para una verdadera transformación digital: un marco de gobernanza adecuado, la promoción de sinergias con las organizaciones, la reevaluación de los marcos legales, la intensificación de la colaboración con el sector privado y la participación en proyectos internacionales.

«Los derechos fundamentales ligados a la privacidad se encuentran sometidos a grandes riesgos, por eso deben ser gestionados mediante la garantía de los principios de legalidad, proporcionalidad, idoneidad y necesidad. Aquí el papel de la Justicia, y su transformación digital, es primordial». Para el Magistrado tal transformación tiene dos grandes pilares: la profundización en las tecnologías actuales como el expediente digital electrónico, la interconexión telemática con las partes, con terceros y la asistencia telemática a juicios y actos judiciales, y el uso de tecnologías emergentes como el uso de plataformas online de resolución de litigios y la Inteligencia Artificial (AI).

Junto al ponente invitado, intervino en el debate posterior Jaime Herraiz, Vocal del Comité Técnico Estatal de la Administración Judicial Electrónica (CETEAJE) que afirmó que «no hay que tenerle miedo al futuro, afrontado con precaución, con garantías y siempre con un impulso evolutivo». Herraiz, que coincidió con el Delgado en la necesidad de avanzar en tecnologías emergentes, concluyó que la transformación tecnológica «ayudará a centrar la Administración de Justicia en el ciudadano, como servicio público que es»

Este webinar fue presentado y moderado por Fernando Javier Cremades, director ejecutivo de la revista Acta Judicial y coordinador académico de ESCOLAJ, que planteó a los intervinientes un ejercicio de futuro en el que una plena inmersión tecnológica de la justicia obligase a sustituir el concepto de garantía por el de confianza, y a entender un sistema judicial robotizado que trascendiese la función humana por el factor humano para dar una respuesta ágil y eficaz a una sociedad de masas consumidora del servicio público de justicia. Cremades recordó que con la pandemia “se ha recibido de un día para otro el teletrabajo, las televistas, el uso de aplicaciones de los terminales móviles, VPNs comerciales, WhatsApp, Zoom, etc que se han instalado en la práctica de tribunales sin más escrúpulo que las exigencias de la urgencia y la necesidad”, y que “han obligado a dar un salto tecnológico que hasta hace tan sólo un año era inimaginable, o imaginable con plazo indefinido”.

No obstante, el coordinador académico de ESCOLAJ se preguntó si el propósito de inmersión tecnológica, que está trazado normativamente “se ha conducido con una combinación de resistencias e incompetencias, que han dado como resultado unos tímidos avances que no pueden ser considerados más que meros aderezos tecnológicos a un corpus funcional propiamente analógico de la actual Administración de Justicia”.

Si te interesa visionar tanto la ponencia, como la mesa redonda posterior puedes hacerlo a través de la plataforma de elearning de ESCOLAJ pinchando aquí

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies