Lunes, 05 Enero 2009 09:22

Dignidad Profesional.

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Es el momento de hablar de dignidad, humana y profesional.

Visto con carácter general, los problemas que se presentan son dos:

1- Eliminación del sistema de garantías de la actuación de los poderes públicos,
que conlleva la ausencia de seguridad de los derechos de los ciudadanos.

2- Incumplimiento del contrato laboral por parte de la Empresa en cuanto a los trabajadores (Cuerpo Superior Jurídico de Secretarios Judiciales).

El primer problema resulta obvio que no nos afecta en exclusiva y hemos de ver qué están opinando en la actualidad todos los afectados: ciudadanos, abogados, procuradores, peritos, médicos forenses, fiscales y jueces.

Lo que todos decidamos en este sentido habremos de aceptarlo de buen grado, como corresponde en los países democráticos.

El otro problema es exclusivamente nuestro y requiere toda la pericia y saber de unos profesionales que dicen llamarse Cuerpo Superior Jurídico. Veamos dónde está nuestra ciencia y saber hacer.

Nuestro Colegio Nacional manifiesta que “se niega a participar en la propuesta del Ministerio”. Asimismo, que “se niega a hacerse cómplice de la eliminación definitiva de nuestro colectivo”. Muy bien, esto no es reprochable; no obstante, la envergadura del problema precisa de actuaciones más concretas, firmes, democráticas, jurídicas y dignas.

Cada uno de nosotros ha de poner su pequeño esfuerzo para la resolución de esta canallada, y nuestro Colegio Nacional debe comunicarnos qué medidas concretas propone para que esto se detenga de modo inmediato, por supuesto nos estamos refiriendo a nuestro contrato laboral.

Los Jueces estudiaron la carrera de Derecho, y los Secretarios Judiciales, también.

Los Jueces perdieron su juventud para estudiar la oposición, igual que los Secretarios Judiciales.
La oposición de los Jueces fue penosísima (10 bolas a la suerte sobre un temario enorme). La de los Secretarios Judiciales, también.

No vamos a incidir más sobre el particular, baste recordar – conservo las listas de los cuatro años y medio que estuve estudiando – que una cantidad considerable de colegas nos presentábamos a las dos oposiciones: Jueces y Secretarios Judiciales. Y todos hemos reconocido que, además de saberse el temario, múltiples factores jugaban para que al final aprobaras una u otra oposición.

A los tres años y medio de estar preparando la oposición introdujeron un test para la oposición de Jueces, mientras que la de Secretarios Judiciales siguió igual. Aquí está el punto de partida de la intención que ya se tenía y de lo que ha ido sucediendo poco a poco. Si seguimos así, con cinco años más y varias promociones de funcionarios colocados en el Cuerpo, va a parecer que ya no somos ni del grupo A.

Hay mucho para hablar, nuestros compañeros veteranos tienen la responsabilidad de hacer que los Secretarios Judiciales de toda España participemos y opinemos sobre lo que pensamos sobre este tema. Unos cuantos no tienen el derecho moral ni otro para decidir el camino a seguir que nos conduzca a que se haga justicia.

Aprobamos una oposición para ejercer unas determinadas funciones (la gestión de empresas y recursos humanos no es la esencia de mi profesión, ni muchísimo menos). Yo dejé mi juventud para cumplir mi parte, la Empresa debe también cumplir la suya.

Si desean hacer desaparecer la Fe Pública, ya veremos qué opinan los afectados, si desean cambiar mi contrato de trabajo que me allanen el camino para conseguir la plaza equivalente, y si volviera a nacer volvería a perder mi juventud y mis amigos por la ciencia jurídica, jamás por las técnicas de gestión de empresas.
Elena Martínez

Visto 1761 veces
Más en esta categoría: « SINDICATOS-ASOCIACIONES