Estamos a su disposición en la Sede Central del Colegio a través de las siguientes vías:

Contacto

Si eres Colegiado y no conoces tus claves de acceso a la Zona de Colegiados de nuestra web, puedes solicitar tu acceso aquí.

Atendemos de Lunes a Viernes

Llamanos al (+34) 91 3086709

armasjusticiacolegioletrados

“¿TIENE USTED ARMAS? SÍ, DOS” Responde con arrogancia levantando las manos

La carga emocional de un Juzgado con competencia en materia de Violencia sobre la Mujer.

No hay curso de Violencia de Género que enseñe a gestionar tus propias emociones. Cierro la puerta del despacho e inevitablemente me llevo un poquito de cada una de ellas. Historias únicas que no juzgo ni trato de comprender, teniendo en cuenta que la estadística de mi juzgado incluye chicos que – con apenas 20 años- cuentan con 2 o más órdenes de alejamiento.

Asusta comprobar en el DNI lo que intuyes en un aspecto aniñado, pero impresiona aún más, la suficiencia con la que se mueven por el juzgado “sí, sí ya sé cómo va esto”.

Siento pudor al entrar en la intimidad de la gente para cotejar sus mensajes y muchas veces miedo a la intranquilidad que genera escuchar una conversación entre dos desconocidos que tratan innecesariamente de justificarse.

Rabia cuando se repiten los protagonistas;

Viene acompañada de la asistente social, está en un piso de acogida desde el sábado tras su declaración en el Juzgado de instrucción, y pasadas unas horas, ella misma llamó a su pareja para decirle donde estaba. Hoy no dirá nada, es una de las tantas mujeres que se acogen a la dispensa, y una vez más, no hay testigos.

“¿Tiene usted armas? Sí 2”, responde con arrogancia levantando las manos.

En ese momento diría muchas cosas que la profesionalidad y educación que acompañan al puesto que desempeño me impiden. Es una expresión cargada de simbolismo; Seguramente se dirige a mí como está acostumbrado a hablarle a ella, y si tuviera delante a un hombre con cincuenta años y bigote eso no se lo habría dicho.

Por otro lado pretende desafiarme diciendo que no le importa la privación del derecho a la tenencia y porte de armas que se le acaba de imponer, porque si quisiera hacer algo lo haría por sus propios medios. La diferencia entre las dos es grande, yo no soy ella y a mí no me afecta; Y no, no está en casa, está en el juzgado, donde acaba de ser condenado atendiendo a un requerimiento.

Cambie el tono y diríjase a mí con respeto, es lo único que sale de mi boca antes de continuar con la práctica de la diligencia. Veintiún años de alejamiento!! Tercera sentencia de conformidad de la mañana. Repaso la liquidación de condena buscando un error y no puedo dejar de mostrar mi asombro en la oficina.

No es un lugar adecuado para un niño, pero muchas veces no hay otro donde dejarlo, y otras tantas su exploración es “necesaria”. Entre juegos unos y otros tratamos de no hacer más daño.

“Cuando veas mi foto en el telediario espero que te acuerdes de mi” Aprende a gestionar esto también. Una vez mas no juzgo, a mí no me corresponde, pero la dureza de sus palabras cuando el funcionario le notifica la denegación de una orden de protección no puede dejarte indiferente.

“Quebrantamiento de orden de protección al ser identificado en compañía de su cónyuge en el transcurso de una actuación policial. La víctima reconoce que viven juntos ya que ella le ha perdonado por los hechos que dieron lugar a la orden de protección”, por mi parte nada más que añadir. Avanza la mañana y minuciosamente se revisan las notificaciones y requerimientos, los faxes enviados a la policía, las anotaciones en el registro… por favor que no se me haya olvidado nada!

Damos la cara ante los vacíos legales, la escasez de medios, la carga de trabajo, los tiempos de espera y de señalamiento, sin hora de salida, tratando de humanizar una justicia cada vez más desprestigiada en los medios de comunicación, pero compuesta por profesionales que día a día intentan dar lo mejor de sí mismos.

Hacemos de psicólogos improvisados en la oficina y entre nosotros en un café desahogo, y muchas veces poco más puedes hacer. Casi todos nos hemos impuesto una orden de “autoprotección” que pasa por mantener la distancia sin parecer fríos y tratar de olvidarlo una vez cerrada el acta.

Cierro la puerta del despacho, veo el telediario y afortunadamente no es ella, pero es otra… Tenía orden de protección o quizás nunca lo denunció, y empiezan las preguntas; Primero las tuyas y después las del resto.

Hay días más o menos duros en los que te das cuenta que esta sociedad necesita parar y pensar. Son muchos los avances legales y sociales en materia de violencia de género, pero el golpe decisivo ha de darse en educación.
Una educación basada en la igualdad y el respeto, que enseñe a poner límites, porque cuando se pierde el respeto ya no queda nada. El respeto es el límite.

Noelia Sánchez del Río
Letrado de la Administración de Justicia.

016 TELÉFONO CONTRA EL MALTRATO
46 MUJERES VÍCTIMAS MORTALES A FECHA 30 DE NOVIEMBRE 2018.
974 MUJERES VÍCTIMAS MORTALES (2003-2018)

DESCARGA LOS DATOS DE MUJERES VÍCTIMAS MORTALES POR VIOLENCIA DE GÉNERO EN ESPAÑA A MANOS DE SUS PAREJAS O EXPAREJAS. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies