Banner escolaj
Logo Colegio Nacional Letrados de la Administración de Justicia

Estamos a su disposición en la Sede Central del Colegio a través de las siguientes vías:

Contacto

Si eres Colegiado y no conoces tus claves de acceso a la Zona de Colegiados de nuestra web, puedes solicitar tu acceso aquí.

Atendemos de Lunes a Viernes

Llamanos al (+34) 91 3086709

Letrados de la Administración de Justicia

Severo y una sentencia muy mediática.

Aquella mañana Severo caminaba hacia el juzgado distraído, tenía una sensación extraña, no le esperaba un día complicado, lo habitual, resolver algunos asuntos que tenía en el despacho pendientes y lo que entrara ese día, pero nada que le hiciera tener esa sensación de desasosiego que tenía en el estómago.

Imbuido en sus pensamientos llegó al juzgado, saludó a algunas personas con las que se cruzó y entró en la oficina, dio los buenos días al personal que ya estaba trabajando y fue al despacho.

Su mañana empezó como siempre, leyendo el BOE, entrando en siraj, y echando un vistazo a la cuenta de consignaciones a ver que movimientos había. A continuación echó un vistazo a la prensa del día, le gusta estar al corriente de las noticias, entre los titulares hubo uno que llamó su atención:»sentencia del caso water», fuentes cercanas al caso afirman que en los próximos días se conocerá la resolución del mismo.

Severo se sintió molesto, no había hablado con Gertrudis de la sentencia, no creía que nadie supiera, ni siquiera ella lo tuviera claro, cuando iba a poner la sentencia y sabia que a Gertrudis no le afectaba el alcance público que pudiera tener el caso. Trató de quitarse todo eso de la cabeza y seguir trabajando. En ello estaba cuando unos toques en la puerta llamaron su atención, era Gesrtrudis:

¡Buenos días! Qué concentrado- dijo con una sonrisa
Buenos días – dijo tímidamente
¿Ocurre algo?
Dice el nacional que en estos días tendrás la sentencia del water

A Gertrudis le cambio la cara

Justo la traigo hoy para incorporarla al sistema de gestión procesal. Te la mando a firma y se notifica. Y adiós al water…
Perfecto.

Gertrudis partió hacia su despacho pero aun Severo masculló, adiós al water…

A media mañana la sentencia ya estaba firmada y notificada a través de lexnet, así que Severo aprovechó para salir a tomar un café con sus compañeros y olvidarse de la dichosa resolución, seguía sin quitarse esa sensación que le invadía desde la mañana. Al volver al despacho el teléfono parpadeaba, tenía varias llamadas perdidas, ninguna de teléfono conocido o corporativo y de manera habitual en ese teléfono no recibía llamadas del exterior, así que le sorprendió y más aún cuando de manera casi compulsiva el teléfono volvió a sonar

Diga?
Hola, buenos días, ¿el secretario del juez?

Un escalofrío recorrió la espalda de Severo

No, lo siento, soy el letrado de justicia
Ah bueno, lo que sea. Mira te llamo para que me mandes la copia del caso water
¿Cómo?

acertó a decir

Si, te doy mi email y me la mandas
Disculpe, pero ¿usted quién es?
Ou, disculpa, te llamo de “ el Nacional” para que me pases la sentencia, que nos hemos enterado que ya está puesta

Mire, lo lamento pero no le puedo dar copia de una resolución porque usted no es parte del procedimiento
¿Cómo?
Que no le puedo dar copia de una resolución porque usted no es parte del procedimiento
Pero…si las resoluciones son públicas
Si, claro, pero antes tendré que notificarlas a las partes y usted podrá tener acceso por los cauces oportunos
Entonces, ¿no me la vas a mandar?
No

y con ese no se cortó la comunicación…Severo no daba crédito, no sabía si reír o llorar con la conversación que acababa de mantener pero tampoco le dio mucho tiempo a centrarse en ello porque el teléfono volvió a sonar

¿Síííí?
Buenos días, ¿ese es el juzgado que lleva el water?

Hubo un silencio, Severo pensó durante un segundo si decir que no

si, si

Ah, fenomenal, les llamaba por si me podían enviar una copia de la sentencia

¿Está usted personado?
No, no, les llamo de “La opinión”
Pues lamentándolo mucho no va a ser posible, lo siento
Pero…¿y eso? Es la primera vez que me pasa

Porque usted no es parte en el procedimiento y existen otros medios para que las resoluciones lleguen a ustedes, seguro que lo sabe
si, si

dijo con un hilo de voz,

buenos días

terminó Severo la conversación.

Pasaron unos minutos hasta que Severo se volvió a recomponer, le pareció alucinante lo que acababa de vivir, incluso le dieron ganas de descolgar el teléfono, pero no era su estilo, decidió llamar al secretario coordinador, le puso al corriente de todo lo que había pasado y éste le dijo que se pondrían en contacto con él los miembros del gabinete de prensa para que pudiera hacerle llegar la sentencia y que fueran ellos los que se encargaran de tratar los datos conforme a la ley de protección de datos y de los medios, también le dijo que estuviera tranquilo que había actuado correctamente, que tenía todo su apoyo y respaldo.

Tras aquellas palabras parecía que la serenidad volvía a invadir a Severo cuando una alerta del móvil le devolvió a la realidad, una publicación de “el Nacional”: Lea en su integridad la sentencia del water. A Severo le dio un vuelco el corazón, no era posible, no podía ser cierto. Entró en el enlace:

“Aún cuando el letrado de justicia no nos ha querido facilitar la copia de la sentencia aquí la tenemos para nuestros lectores…”

En cierto modo después de leer eso Severo respiró, pero estaba indignado con lo que había pasado y su cabeza revivió la primera hora de la mañana y volvió a mascullar “adiós al water”…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies