Logo Colegio Nacional Letrados de la Administración de Justicia

Estamos a su disposición en la Sede Central del Colegio a través de las siguientes vías:

Contacto

Si eres Colegiado y no conoces tus claves de acceso a la Zona de Colegiados de nuestra web, puedes solicitar tu acceso aquí.

Atendemos de Lunes a Viernes

Llamanos al (+34) 91 3086709

Confidencias de un Letrado de Justicia. Capitulo 5: ¡Piérdeme!


Se había hecho una costumbre lo de coger el móvil cada poco tiempo.  Antes de irse a dormir esa misma noche, echó un último vistazo a la pantalla.  Claudia le había dejado un mensaje con la intención zumbona de que le costase dormir. 

  • ¿Te has enterado de lo que ha pasado en el Juzgado de Livio

Era demasiado tarde para pedirle información.  Además Lucía ya tenía la luz apagada, no era cuestión de despertarla.

Nada más acomodarse en su despacho estaba llamándola para que le informara.  Confirmaron el lugar y la hora de siempre, las 10:30 en “ Los Estrados”. Solo le adelantó que ella ya intuía el asunto. El famoso sexto sentido femenino que a Severo se le escapaba siempre.

Con los cafés, los molletes y las infusiones, Claudia soltó la lengua.

  • Yo ya me olía algo. No lo puedo definir con palabras, pero entre esa Fiscal Manuela y Domingo había un no sé qué  Además ya me habían comentado que donde Manuela ponía el ojo, ponía la bala…rieron … Se lo dije a Livio, que para eso Domingo es Gestor en su Juzgado, pero yo creo que ni me oyó.

via GIPHY

  • Livio: De verdad que no puedo entender cómo te fijas en algunas cosas, Claudia.  No tenía ni la más mínima idea de que pudiera haber algo entre esos dos.  Es más, hubiera jurado lo contrario son muy distintos y se llevan más de 15 años…
  • Claudia: Solo era cuestión de mirar con atención… El otro día en una exploración de una menor, Manuela se presentó en el Juzgado.  En vez de utilizar la videoconferencia que tanto le gustan, se hizo los 70 kilómetros desde la Fiscalía de Almerante hasta nuestros Juzgados sin el más mínimo problema.  ¿Quién tramitaba las Previas? Pues… sí, nuestro querido Domingo…
  • Livio: Sí, nos extrañó a todos.  Pero tampoco le dimos más importancia, Claudia.  El caso es que Domingo, bajó la causa a la Sala para asombro del Auxilio y, además, le dio a Manuela, en mano, varias copias que había pedido. Se saludaron muy sonrientes y se dieron un par de besos.  Nuria, mi Juez, no daba crédito…

Severo comenzaba a impacientarse, no era muy de chismes pero los asuntillos del corazón le atraían como al que más.  

via GIPHY

  • Severo: Ya, Claudia, pero aparte de esos tonteos, muy propios de estos lugares, poca cosa estás contando. Eso y nada es lo mismo…
  • Claudia:  No te impacientes… el caso es que ese mismo día me fui en el coche de Nuria y me comentó el episodio.  Mientras lo contaba, nos miramos y no hubo que decir mucho más.  Encendimos los radares y dejamos que las cosas siguieran su curso.
  • Livio: Ah, por eso me dijo Nuria que el sábado pasado, en el fondo de un bareto de Torremolina, los había visto juntos tomando copas, con otra pareja. No se atrevió a saludarlos y ellos hicieron lo mismo.  Supongo que estarás al tanto.

via GIPHY

  • Claudia: ¡Pues claro!  La última pista que os daré hoy es que hace un par de días,  en los juicios por delitos leves inmediatos, misteriosamente desaparecieron ambos.  Según dice el Decano, las llaves de la Sala de Vistas nº 3 no se encuentran y no se puede entrar, está cerrada.  En fin, ocasión, lugar y parece que ganas no faltan, sólo se trata de atar cabos, almas de cántaro.

Severo y Livio murmuraron: ¿Había o no había tema?  

via GIPHY

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies