Estamos a su disposición en la Sede Central del Colegio a través de las siguientes vías:

Contacto

Si eres Colegiado y no conoces tus claves de acceso a la Zona de Colegiados de nuestra web, puedes solicitar tu acceso aquí.

Atendemos de Lunes a Viernes

Llamanos al (+34) 91 3086709

El Tribunal Supremo se pondrá «al día» antes del 2012, y responderá a los ciudadanos en el plazo máximo de 1 año Presentada la memoria de 2007

El presidente del Tribunal Supremo (TS), Francisco José Hernando, aventuró hoy que la eliminación de la pendencia y la puesta al día del Tribunal Supremo podrá alcanzarse antes de 2012, año en el que se cumple el 200 aniversario de la creación de este alto tribunal, de manera que todos los recursos que se interpongan obtengan respuesta definitiva en el plazo de un año.

Hernando realizó este anuncio con ocasión de la presentación de la Memoria del Tribunal Supremo correspondiente a 2007, que refleja la eliminación en un 20 por ciento del número de asuntos pendientes respecto a años anteriores. En 2005 la cifra de pendencia superaba los 48.000 casos, y a 31 de diciembre de 2007 se situaba en un total de 28974.

AMPLIACIÓN DEL REFUERZO.

La causa de esta mayor eficiencia hay que buscarla, según Hernando, en el compromiso alcanzado en 2005 con el Ministerio de Justicia para reforzar el gabinete técnico del Tribunal (aumento del número de letrados). Este refuerzo se prolongará por dos años más gracias a una ampliación del Plan de Actualización del Supremo que será firmado el próximo jueves, día 10, por Hernando y el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo.

Gracias a las nuevas medidas, el presidente del TS tiene la «fundada esperanza» de que el próximo año cuatro de las cinco Salas ordinarias del TS (con excepción de la del Contencioso-Administrativo, tradicionalmente la más saturada) estén «completamente actualizadas» y que la citada Sala Tercera pueda lograrlo también «en torno a los próximos tres o cuatro años».
«Durante el año judicial correspondiente a 2007, el Tribunal Supremo ha cumplido de forma muy satisfactoria sus dos objetivos esenciales: por un lado, ha conseguido eliminar en más de un 20 por ciento los asuntos que de él pendía; y por otro, ha conseguido consolidar un proceso de apertura a la sociedad que resulta de vital importancia», dijo Hernando.

Reconoció, no obstante, que la huelga de funcionarios celebrada entre febrero y marzo de este año, que en algunas ocasiones afectó al 98 por ciento de la plantilla del Supremo, «ha incidido negativamente en la pendencia de los asuntos». No obstante, Hernando estima que el plan de recuperación que está a punto de ponerse en marcha servirá para subsanar dicha circunstancia.

AUTONOMÍA PRESUPUESTARIA.

La Memoria de 2007 insiste, al igual que en años anteriores, en la necesidad de que el Tribunal Supremo «disponga del grado suficiente de autonomía presupuestaria», ya que ésta «va íntimamente ligada a la eficacia de la gestión».
«Cuando menos, sería muy conveniente que se concediera al Tribunal Supremo la capacidad de indicar al órgano encargado de elaborar los presupuestos correspondientes a Justicia (a través del Consejo General del Poder Judicial) la conveniencia de incluir determinadas partidas», agrega el documento, del mismo modo que se prevé en el caso de la Fiscalía en su recién modificado Estatuto.

Agrega que la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial de diciembre de 2003, que implanta la nueva Oficina Judicial, prevé la creación de Unidades Administrativas de ordenación y gestión, entre otros, de los medios materiales, «y a través de esta organización se podría contribuir también a la autonomía del Tribunal Supremo en la gestión presupuestaria».

PENDENCIA.

El presidente de la Sección Quinta, Ángel Calderón, fue el encargado de ofrecer los datos de la Memoria relativos a cada una de las Salas. Destacó que actualmente las de lo Penal, Social y de lo Militar «han nivelado el ritmo de entrada y salida de asuntos». La primera tarda una media de un año en resolver, mientras que la de lo Social l o hace en nueve meses y la de lo Militar, la que menos asuntos tramita, en un plazo de entre tres y seis meses.

La pendencia en las Salas más saturadas, la de lo Contencioso y de lo Civil ha disminuido, respectivamente, en un 14,16 por ciento (actualmente mantiene en trámite 14.898 asuntos) y en un 33 por ciento (7.032 asuntos en trámite).

POR SALAS.

La Sala Primera, de lo Civil, dictó en 2007 un total de 1.534 sentencias y ha resuelto 7.014 asuntos, elevándose los asuntos actualmente en trámite a 7.032. De ellos, 622 corresponden a recursos tramitados durante la vigencia de la ya derogada Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1881, por lo que en breve la Sala comenzará a dictar resoluciones tramitadas por la nueva ley de 2000.

Con respecto a sus necesidades, el presidente de la Sala Primera, Juan Antonio Xiol Ríos, reclama más funcionarios para cubrir las prolongaciones de jornadas que se deben realizar de forma habitual dado el notable volumen de de trabajo de este tribunal.

La Sala Segunda, de lo Penal, redujo su pendencia en un 21, 45 por ciento durante 2007, por lo que puede decirse que «ya está actualizada», según Calderón. Sus magistrados dictaron en dicho periodo 1.225 sentencias y 2211 autos de inadmisión, además de 1.100 resoluciones en cuestiones de competencia, recursos de revisión, error judicial, menores, vigilancia penitenciaria, aforados, recusaciones y quejas.

La entrada total de asuntos de lo Penal en el Tribunal Supremo fue de 41.199 durante 2007, concluyendo a 31 de diciembre con 1871 asuntos pendientes.

Su presidente, Juan Saavedra, reclama un aumento del número de letrados adscritos al gabinete técnico de la Sala, de un equipo de documentalistas y una clarificación normativa de los limites de actuación del Tribunal Constitucional a la hora de resolver los recursos de amparo contra resoluciones de esta Sala. Ello evitaría «que se incida en cuestiones que afectan a la competencia de este Tribunal Supremo, que es (…) por mandato expreso de la Constitución, el máximo intérprete de la legalidad ordinaria».

Por lo que respecta a la Sala Tercera, su presidente, Ramón Trillo, destaca que a pesar de ser la más saturada de todo el alto tribunal, a lo largo de 2007 logró reducir su pendencia en un 14,26 por ciento, siendo a finales de año 14.898 los asuntos aún en trámite. Reclama igualmente más medios humanos y materiales.

La Sala Cuarta, de lo Social, experimentó el pasado año una reducción de su pendencia cifrada en un 14,6 por ciento. Presidida por Aurelio Desdentado Bonete, durante el primer semestre del pasado año logró un porcentaje de asuntos resueltos en relación con los ingresados del 119,21 por ciento, quedando pendientes un total de 5.075.

Finalmente, la Sala de lo Militar dictó 222 resoluciones, quedando pendientes de concluir su trámite tan sólo 98 a finales del pasado año. Su presidente llama la atención de la premura en los tiempos de respuesta pese a ala falta de cobertura de 3 de sus vacantes, y reclama una ampliación de competencias en asuntos propios de la Administración militar y la presencia de la Fiscalía con caracter general en los recursos contencioso-disciplinarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies